¡Ay, qué nervios!

Falta poco, muy poco, muy muy poco para que lea mi ponencia sobre la accidentada publicación en lengua inglesa de Jusep Torres Campalans a partir de la correspondencia de Max Aub. En el Ateneo mercantil de Valencia, una ciudad donde fui muy muy, pero muy feliz. Es casi ya, el 19 de octubre.

Aquí cuento cómo de feliz fui en Valencia: «Marxalenes mon amour».